Home Dentro de Cirugía Oral y Maxilofacial CIRUGÍA ORAL Dentro de Quistes Maxilares

QUISTES MAXILARES

Quiste ejemplo 1

Los quistes de los maxilares son unas alteraciones relativamente frecuentes, de etiología benigna, y de fácil resolución. Solo en casos muy poco frecuentes, estos quistes ya sea por el tamaño o por el tipo de tejido pueden comportar secuelas más graves como pérdida de dientes, de tejido óseo o incluso invadir estructuras vecinas.

Definimos como quiste aquella cavidad patológica de tejido anómalo, con una o varias cámaras, de contenido líquido, semilíquido o gaseoso en su interior, no creado por acumulación de pus y que a menudo está revestido de epitelio.

Se caracterizan por su crecimiento lento y no expansivo y su carácter benigno. Su aparición en los maxilares es más habitual que en otros huesos debido a que la mayoría de ellos se forman consecutivos a los numerosos restos de epitelio odontogénico que quedan tras la formación de los dientes y también como consecuencia de la extensión de la infección que afecta el diente y al hueso que rodea éste. El diente está afectado por una caries profunda, por un fracaso o por una imposibilidad técnica a nivel de la endodoncia (tratamiento de conductos del diente).

Quiste ejemplo 2   Quiste ejemplo 3

Técnica quirúrgica: nuestro objetivo es realizar la exéresis del quiste conservando el diente afecto, y reconstruir las regiones afectadas para que no exista ninguna secuela.

Para cumplir con estos objetivos, realizaremos endodoncia o reendodoncia de los dientes afectos y trataremos el ápice del diente, generalmente con apicectomía y obturación retrógrada para obtener un sellado del diente y evitar la recidiva del quiste. Este procedimiento evita la filtración del diente y complementa la endodoncia realizada.

Quiste ejemplo 4Quiste ejemplo 5Quiste ejemplo 6

Estudios recientes han demostrado que  la utilización de esta técnica complementaria disminuye de manera muy ostensible el índice de recidivas de los quistes maxilares.

Un estudio de cada caso mediante modernas técnicas de radiología, la utilización de los últimos materiales de sellado como el “MTA”, una técnica cuidadosa, y una reconstrucción adecuada garantizan el éxito del tratamiento.

  

Sin embargo, de manera mucho menos frecuente, en quistes maxilares de gran tamaño, o de origen no dental, el tratamiento de los quistes requerirá procedimientos quirúrgicos mucho más complejos y avanzados, con ingreso hospitalario, reconstrucciones amplias y realización de técnicas regenerativas con injertos óseos.